Por Nicole Liliana Medina Arce, Docente de IPG, Profesora de Educación Diferencial, Mención Deficiencia Mental y Trastornos Específicos del Lenguaje.

En la actualidad el Autismo es entendido como un “Trastorno del neurodesarrollo que contempla una diada de interacciones que presenta dificultades en la Comunicación e Interacción Social y en los Intereses Restringidos y Repetitivos” (DSM-V). Estas características se dan a temprana edad (primeros meses de vida y edad preescolar), y pueden causar dificultades en la vida cotidiana de la persona, la familia y entorno que lo rodea si no es intervenido a tiempo.

En Chile la cifra de personas con Autismo y diagnósticos asociados a la comunicación según el Ministerio de Educación son aproximadamente 7.725 casos que asisten al Sistema Educativo, lo cual es una cifra positiva, ya que da a entender que aquellos estudiantes, niños, personas en esta condición, reciben apoyo psicopedagógico e intervención especializada en aquellas áreas alteradas como lo son la Comunicación y Habilidades Sociales.

¿Cómo abordar el Autismo? Para abordar el Autismo hay que tener claro los Criterios Diagnósticos que pueden entregar información relevante sobre las conductas que presentan nuestros niños y niñas y así realizar una Intervención con un Enfoque específicamente en la necesidad de la persona con Autismo.

Dentro de los criterios diagnósticos podemos encontrar las Deficiencias Persistentes en la Comunicación Social y en la Interacción Social, que a su vez se caracteriza por una Inadecuada adaptación al entorno o ambiente, desinterés en compartir juegos o generar conversaciones con otros, Dificultad para hacer amigos, entre otros.

Como segundo criterio se encuentran los Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades, que a su vez se caracteriza por presentar Ecolalia, Juego estereotipado con juguetes, objetos, Movimientos estereotipados, Voz plana y robotizada, entre otros.

Personalmente le puedo decir a las familias que sospechan que sus hijos tengan la condición de Autismo o que han sido diagnosticados hace poco tiempo que no tengan miedo, ya que esto es sólo una condición que si se detecta a temprana edad y la intervención comienza lo antes posible, los resultados son positivos y hay un mejor pronóstico de vida. La calidad de vida para el niño o niña y la familia mejora considerablemente al ser intervenidos desde la edad más temprana.

Lo más importante en el Autismo es la comunicación, ya que con ella se pueden lograr las metas establecidas para el niño y con el niño en esta condición. Por lo tanto si sospechas que tu hijo tiene Autismo, acude a los especialistas para así tener una mejor calidad de vida.