Por: Rodrigo Rosales Meza: Ingeniero en Administración, Contador General, docente Escuela de Gestión, Negocios y Marítima.

La definición más clásica de Contabilidad nos entrega los principios fundamentales del apoyo que ésta presta a la Gestión Empresarial: “Herramienta de la Administración la cual, a través del registro de los hechos económicos de una empresa, en forma oportuna y fidedigna entrega información para la toma de decisiones”.

El Registro de hechos económicos, consiste en diferenciar cualquier operación que afecte a la empresa desde el punto de vista económico o financiero, en definitiva, que modifique su situación patrimonial.

Registrar en forma oportuna significa realizar la anotación contable cuando se produce, con el fin de mantener información actualizada de la situación financiera y patrimonial de una empresa.

Información fidedigna se refiere que se ajusta a las normas legales y reglamentarias vigentes y registra fiel, cronológicamente y por su verdadero monto las operaciones susceptibles de ser registrada.

De esta forma, la Contabilidad se torna indispensable en la Gestión Empresarial, ya que es de consulta periódica por los encargados sobre los cuales recae la responsabilidad de tomar las decisiones en una empresa.

Hoy por hoy, variadas compañías ofrecen sistemas de gestión que contemplan un módulo contable para el registro de sus actividades económicas, entregando los reportes necesarios para una óptima toma de decisiones.