Por: Nicolás Figueroa, Director Educación Virtual Instituto Profesional IPG

La enseñanza a distancia se ha posicionado en estos últimos 6 años y llegó para quedarse; con esto también se han incorporado nuevas herramientas para que la educación e información se transmitan de manera completa, amplia y sin fronteras.

Mediante esta modalidad se espera llevar la sala a la casa, entregando una adecuada experiencia de enseñanza-aprendizaje a través de un sistema de estudios asincrónico con componentes mínimos sincrónicos, para apoyar el aprendizaje completo y sistemático de los estudiantes.

El apoyo de TIC´S (Tecnologías de la Información y la Comunicación), es considerada una de sus principales bases ya que hace que el uso de las herramientas que ofrece Internet proporcione entornos educativos y de alta calidad. Además, la educación virtual complementa la modalidad académica, mejora de manera dinámica la formación de los estudiantes y les ofrece mayor apoyo y valor a los docentes que se transforman en facilitadores y moderadores del aprendizaje.

Dentro de sus principales ventajas se destacan las siguientes:

– Acceso a la información de manera inmediata.
– Autonomía sobre el proceso de aprendizaje.
– Flexibilidad en el manejo del tiempo a la hora de estudiar y el lugar desde el cual se realiza la conexión para estudiar.

El aprendizaje a través de esta metodología no elimina otros tipos de enseñanzas, ni debería omitirlas. Hoy en día es el estilo de educación más común al que podemos hacer uso, el que nos permite acercarnos a los estudiantes, entender y atender sus necesidades.