Por Nicolás Sáez, Arquitecto

“Arquitectura solar pasiva”, “aislantes térmicos y acústicos”, “captación solar pasiva”, son solamente algunos de los elementos que hoy en día se deben agregar a nuestro lenguaje de construcción y diseño al momento de crear y edificar.

Actualmente, se desarrollan tecnologías eficientes que pueden proporcionar el mismo servicio y nivel de confort, pero con un costo energético y medioambiental menor, y por ende, aportar desde nuestra área al cuidado de nuestro planeta.

En resumen, la arquitectura debe optimizar las necesidades energéticas con el entorno a través del propio diseño.

No es una lista de palabras simple, y en este momento estos conceptos son parte de una realidad tecnológica en Chile, uno de los paradigmas más impactantes del ultimo tiempo en el diseño, el nacimiento de una nueva forma de hacer arquitectura, en base a nuevas tecnologías en la construcción y tener en consideración cada factor climático y natural del emplazamiento de nuestra edificación.

Es por eso que creo que si hay un tiempo que respetar, es el actual, donde habría que preocuparse de construir nuevos enfoques y nuevas tecnologías para todo y más para la arquitectura, donde se deben tener en cuenta todos los efectos, tanto positivos como negativos, que causa una nueva edificación en determinado sitio.

Respecto a lo mismo, es un hecho que un edificio consume energías eléctricas, térmicas, genera desechos, provoca movilidad de personas, a veces muy considerable, genera nuevos e impactantes movimientos de más automóviles que tienen que estacionarse y por el tráfico que crece.

Por otro lado, se generan más transportes que requieren los habitantes o trabajadores de esos nuevos edificios, que a veces son insuficientes, al tener una población de habitantes o trabajadores adicionales, así como de visitantes a esos conjuntos arquitectónicos.

Por ello es necesario tener una conciencia más amplia y global, pues cada cosa que hacemos en este mundo, provoca un efecto secundario en los demás, tanto a los que están cerca como a los que están un poco más alejados.

Es así que hemos estudiado la forma de afectar lo menos posible alrededor, dentro y fuera del edificio. Hoy en día se integran tecnologías a la arquitectura tales como las energías renovables, en cubiertas, fachadas, cristales, es decir elementos técnicos, que a la vez se participen de una forma estética y digna en sus elementos visuales, y que ahorren o generen energías a través del sol u otros sistemas, y que al mismo tiempo, ya forman parte como elementos importantes y significativos en forma, color y volumen, dando por resultado un concepto nuevo de arquitectura.

Tal es el caso de energías renovables, que en la comunidad europea a partir del año 2007, se empezaron a instrumentar normativas para que se integraran elementos que produjeran apoyos energéticos y que colaboraran en considerables porcentajes de producción propia de energías. Ejemplo de ello es el caso de España donde cuentan con un Código Técnico de Edificación, que abarca todas las especificaciones tales como el ahorro energético, reciclaje de aguas grises y pluviales, clasificación de la basura, el aislamiento térmico y acústico, que cada día hacen mas confortables las edificaciones.

“Hoy en día habría que preocuparse de construir nuevos enfoques y nuevas tecnologías para todo y más para la arquitectura, donde se deben tener en cuenta todos los efectos, tanto positivos como negativos, que causa una nueva edificación en determinado sitio”

Finalmente, destaco que en este primer artículo solamente expresamos unas pinceladas, con varios conceptos de integración arquitectónica, la mayoría ya hechos en Europa, los cuales ya están funcionando en forma práctica y contundente, no son proyectos, son realidades, y se han hecho con reflexión, estudio y con la conciencia de que estos edificios deben causar la menor cantidad de problemas posibles al medio ambiente, a los usuarios, a los vecinos y a la región donde están erigidos.

La idea es poder internalizar en arquitectos, constructores, jefes de obra, maestros, albañiles, etc… que este sistema de construcción será la nueva forma de crear, la nueva forma de vivir, de manera inteligente y haciéndose parte de contribuir positivamente a nuestro mundo.