Con el objetivo de entregar apoyo académico a los estudiantes a través del reforzamiento de contenidos claves en asignaturas seleccionadas, por parte de alumnos destacados de niveles superiores, el Instituto Profesional IPG dio el vamos al programa de ayudantías durante julio de 2021, que pretende además potenciar los aprendizajes y habilidades transversales por medio de un espacio de desarrollo académico para los estudiantes destacados.

Para saber más de esta iniciativa liderada por la Dirección Nacional de Docencia de esta Casa de Estudios y con el apoyo de los Directores de Escuelas, la Directora Nacional de Docencia de la Institución, Gloria Barrera Chocano nos cuenta mediante una entrevista sus principales alcances.

En cuanto a su estructura, indicó que los ayudantes cuentan con un aula virtual para interactuar con los estudiantes, además de realizar las clases por videoconferencia, todo de carácter gratuito, voluntario y sin nota. Para participar, los alumnos fueron inscritos de forma automática.

“Las clases de reforzamiento se realizan todos los semestres en asignaturas cuyas temáticas son de difícil aprendizaje para los estudiantes. En el aula virtual ellos pueden hacer consultas sobre contenidos al ayudante, además de encontrar el material de las clases y la grabación de las sesiones. Los días y horarios se acuerdan entre ambas partes”, explicó la autoridad.

Respecto a la selección de los ayudantes, la Dirección efectuó una convocatoria por los canales formales de comunicación institucional, como es el correo de alumnos a través de mailings, publicaciones en las redes sociales y página web. Una vez obtenidos los antecedentes y cumplir con los requisitos como haber aprobado la asignatura con nota destacada y ser alumnos regulares de IPG “se les realizó capacitaciones sobre manejo de aula virtual y videoconferencia, uso de biblioteca IPG y conceptos básicos sobre cómo diseñar una clase. Durante todo el periodo reciben el apoyo permanente de Dirección de Docencia y de su Dirección de Escuela”, agregó Barrera.

Sobre las principales motivaciones por la que los alumnos deciden hacer ayudantías, nos comenta que “estas son variadas, por una parte, hay un incentivo económico, además pueden convalidar un porcentaje de las horas de práctica, si son bien evaluados. Por otra parte, el haberse desempeñado como ayudantes potencia su currículum, amplía sus expectativas laborales, de hecho, hoy tenemos como docente de IPG a una ex ayudante”.

“En realidad son múltiples motivaciones y beneficios los que se obtiene a través de este programa, pues la ayudantía es un espacio de desarrollo y aprendizaje bidireccional, donde tanto los estudiantes como el ayudante enriquecen sus aprendizajes, tanto transversales como de los contenidos específicos de la asignatura”.