7 julio de 2020, Australia. – Desde Australia y con una audiencia de 65 personas conectadas de forma virtual, la Científica y Doctora en Informática de la Salud y Postdoctorado en Inteligencia Artificial Carol Hullin realizó una interesante “Clase Magistral: Impacto de la Innovación Digital en el Rol de la Educación», actividad organizada por la Escuela de Gestión, Negocios y Marítima del Instituto IPG sede La Unión.

Con un discurso cercano y muy humano, la científica compartió su vivencia y espíritu de superación, al salir de La Legua en busca de nuevos horizontes en el extranjero, para seguir creciendo como persona y de forma intelectual, esfuerzo que la llevó a trabajar en grandes instituciones gubernamentales como en el primer Centro Informático Clínico de Australia; en el Banco Mundial para mejorar desde la informática el acceso a la salud de los más pobres del mundo, y en nuestro país colaborando como asesora en el Ministerio de Educación.

“Cada ser humano tiene la voluntad y la resiliencia por salir adelante” nos comentó la doctora, realizando un análisis de su experiencia personal y de una forma aconsejar al público presente de que “todo es posible, y que uno debe buscar la oportunidad”.

Respecto a este periodo que estamos viviendo a nivel mundial afectado por la pandemia del COVID-19, donde el mercado digital ha sido cada vez más protagonista, la especialista hizo hincapié sobre la importancia de la “inteligencia en la dignidad humana” y la “ética digital creando un ecosistema de colaboración”.

La doctora indicó que en la era digital a través del E-Learnning, el rol del docente se convierte en facilitador, agregando que “tiene el deber ético de educarse, de generar equipo, una comunidad humana o redes y lo más importante saber lo que el estudiante necesita”.

En cuanto a la evolución tecnológica afirmó que “no es necesario salir del país para innovar”, dando como ejemplo al Centro de Innovación Digital Latinoamericano CIDLA que dirige actualmente en Chile, y cuyo propósito es trabajar de forma colaborativa con otros países del mundo, para emplear diversas estrategias y buscan la misma visión: “El progreso de la sociedad a una más sana y educada”.

También, la especialista mencionó el creciente desarrollo de la criminalidad informática en Chile y de la necesidad de contar con unidades dedicadas a la investigación y solución de los problemas que enfrenta la ciudadanía en el mundo virtual globalizado. “El cibersexo es el negocio más grande del mundo, debemos proteger a nuestras mujeres y niños ante esta amenaza”, agregó, mencionando el rol actual de la PDI.

Para cerrar, la científica indicó que lo que ha ocurrido con la pandemia está para quedarse, y “esto nos ha ayudado a la humanización, debemos aprender a reconocernos como seres humanos”.