Estimados Lectores,

Es un gusto poder saludarlos en esta segunda edición de nuestra revista, la cual tiene por objetivo acercarnos a la comunidad y estar al servicio de todos quienes nos necesiten. En esta oportunidad quisiera comentar con ustedes algunos párrafos referentes a los increíbles cambios que ha traído al mundo entero la pandemia provocada por el Covid-19.

No es ningún secreto la supremacía que tienen algunas naciones en el mundo respecto a temas de desarrollo económico, salud, educación y social, entre otros. Sabemos que China, país donde se originó la pandemia, ha marcado la diferencia en términos económicos durante las últimas décadas. Son hoy en día la fábrica que tiene el mundo para trabajar las materias primas, y justamente, eso ha impactado, hoy por hoy, la propia disponibilidad de productos en el resto del mundo; sin embargo, ¿esta Pandemia nos ha hecho cambiar nuestra forma de vivir? o quizás, ¿nuestra forma de ver y proyectar la vida?…Para nosotros como chilenos o extranjeros residentes en Chile, efectivamente nos ha traído consecuencias, quizás comunes, para ser un país en vías de desarrollo, en donde, aún nos falta un largo y extenso camino para lograr dicho anhelo.

Sabemos que nuestro país tiene falencias en todas aquellas áreas que son claves en el factor desarrollo; como sería educación, pobreza, economía, salud, etc., y es por eso que en estos casi dos años, hemos visto y vivido una crisis no sólo sanitaria, sino más bien, una crisis que ha afectado todas las variables que componen nuestro entorno. Ha sido una crisis dolorosa, se ha llevado a muchos y a otros los ha dejado en pésimas condiciones de salud. Sin embargo, en nuestra calidad de seres humanos, a veces nos resistimos a los cambios, pues nos hacen salir de nuestra zona de comodidad, pero no podemos negar que esta pandemia ha traído consigo cambios que llegaron para quedarse y de manera definitiva.

La crisis provocada por el Covid-19 nos ha dado oportunidades de cambio, hemos visto quienes se han cambiado de ciudades, otros de trabajo, rubros, negocios, etc. También tenemos a aquellos que han perdido sus empleos, a sus familiares, patrimonio, etc. Lo mismo ha ocurrido con las empresas (independiente de su tamaño), es imposible no pensar en aquellos emprendedores que han perdido sus proyectos de negocios dadas las condiciones actuales, muchos se han reinventado y otros buscan la forma de sobrevivir en estos tiempos y bajo estas condiciones que nadie imaginaba o esperaba que ocurriese. Lo importante que sí nos ha entregado esta gran crisis, es que efectivamente debemos mantener siempre la actitud positiva, la capacidad de resiliencia, de buscar alternativas a nuestros caminos y nuevamente nos corrobora la teoría respecto a lo importante que es generar conciencia frente a la evolución del mundo y su humanidad.

Creo profundamente en algo que hoy debemos tener presente permanentemente, y es la capacidad de agradecer lo que somos, lo que la propia vida nos ha permitido ser y lo que hemos logrado, pero sobretodo, en aquello que nos queremos convertir y lo que queremos lograr. El sólo hecho de tener conciencia de nuestro progreso, de nuestros derechos, pero también de nuestras obligaciones, nos permitirá avanzar en el largo camino que nos toca recorrer como seres humanos, un camino lleno de obstáculos y también colmado de aprendizajes, en donde muchas veces nos quejamos de los desafíos que nos toca sobrellevar (independiente si son económicos o de otra índole) y eso nos nubla la visión para darnos cuenta que somos afortunados pese a las diversas situaciones que la vida nos pueda deparar.

Hemos encontrado muchos artículos y reportajes, a expertos hablando del consumismo, de cómo la sociedad ha ido mutando, pero sólo la experiencia nos dará ese escenario que cada ser humano busca o necesita y que tiene que ver con alcanzar el equilibrio de hacer algo que nos satisfaga y al mismo tiempo que nos permita vivir viendo la vida desde un prisma diferente. Nosotros como parte de la sociedad debemos luchar para mejorar nuestra calidad de vida y hacer de este mundo un lugar equilibrado, sano, seguro, etc…, sobretodo para aquellos que hoy se integran a la vida y que son el futuro, pero siempre debemos tener en consideración que para ello, nosotros tenemos que lograr eso en cada uno, solo así seremos capaces de enfrentar la vida de una manera distinta, con prioridades que realmente nos hagan felices y encontrar el equilibrio que nos permita sobrellevar la vida material con la tranquilidad del alma y espíritu.

Hoy somos testigos de la evolución de esta pandemia a nivel mundial, para algunos puede ser desalentador, para otros algo emocionante, no obstante, a todos nos dejará más de un aprendizaje y también mucho material para reflexionar y poder tomar dicha información y utilizarla en nuestras futuras decisiones respecto a cómo queremos que sea nuestra vida y futuro. Desde nuestra Casa de Estudios, escuela y comunidad queremos transmitir un mensaje esperanzador, de asegurar a todos y especialmente a nuestros estudiantes y futuros alumnos, que la felicidad y el éxito depende sólo de nosotros, que a todos se nos dificultará el camino en algún momento, pues sin esas dificultades es difícil cruzar el umbral del “sí, puedo” y que son esas experiencias las que nos ayudarán a salir adelante en los momentos más difíciles que podamos enfrentar.

Tenemos la certeza de que como país nos queda un largo camino por recorrer, que estará colmado de necesidades, donde se requiere mucha inversión para mejorar todas los ámbitos y necesidades sociales que se deben. Sabemos que la base para un país desarrollado es la educación y es por ello, que en nuestro Instituto estamos trabajando día a día para aportar y llegar a aquellos sectores que más lo requieren. En conjunto con toda la comunidad IPG trabajamos por esas personas que son nuestra motivación y motor diario.

Espero que como seres humanos podamos reflexionar respecto a estos duros pero valiosos momentos que hemos vivido como universo, y que tengamos la sabiduría de quedarnos con lo mejor de ello, que lo malo sirva para enfrentar de mejor forma el futuro y que las próximas crisis nos encuentren en mejor posición.

Les dejo estas palabras y mensaje con humildad y ánimo para que entre todos podamos salir de estos momentos duros y al mismo tiempo enriquecedores, y como siempre, les reitero que el equipo de la Escuela de Gestión, Negocios y Marítima de nuestro Instituto Profesional IPG, les desea parabienes y lo mejor que puedan recibir, sin olvidar el ponernos a vuestra disposición en todo momento y para lo que necesiten.

Que tengan excelentes y cada vez, mejores días.
Un fraterno saludo para cada uno.

Alicia Reyes Waghorn
Directora Escuela de Gestión, Negocios y Marítima.